LA ASUNCIÓN  DE  LA  VIRGEN  MARÍA PARROQUIA !!! Oh Virgen Bendita, Ruega por Nosotros !!! Costa Rica, América Central

Parroquia Virgen de la Asunción

Celebración de Adviento


Cada año eclesiástico a todo Cristiano Católico por medio de la celebración del Adviento tiene la oportunidad de meditar sobre el acto de amor más grande que conocemos, cuando el Dios Creador envía a su hijo para enseñarnos personalmente los fundamentos de Fe, de Amor y de Paz, los principios que debe regir el corazón y el intelecto de cada persona. Este acto se hace consolidando la organización humana más importante: la Familia.


Dios Creador y Padre propone en esta ocasión a cada persona la motivación de crecer espiritualmente acercándonos a su hijo nacido por medio de una Virgen, para que cada persona hombre y mujer vea en el Hijo de Dios, al amigo, al hermano presente entre nosotros, como el camino a la verdad, en preparación a la vida plena y así llegar a convivir con Jesucristo en el mismo paraíso. La Biblia misma demuestra que antes de la presencia de Cristo como Hijo de Dios entre nosotros, ese Padre amoroso se manifestó de muchas maneras para que los creyentes le reconociéramos y cumpliéramos sus preceptos, así llegar a una vida plena de toda la humanidad, pero no fue suficiente por eso envía a su Hijo.


El Adviento permite a cada Cristiano un espacio en cada año, para ofrecernos esperanza por una vida mejor, individualmente, familiar y socialmente; no ahoguemos este regalo de Dios Padre Creador del Universo en celebraciones vanas y materiales; estamos obligados a celebrar la venida de Jesús en el nacimiento de Belén, pero no debemos enfocar estas solamente en la expresión salvaje de los bajos instintos humanos que solo alejan de la presencia real del Jesús de Nazaret nacido en Belén. Celebremos este momento bajo la luz de la estrella de Belén que con su brillo llama la atención y guía con el fin de que no se deje pasar este acontecimiento de encuentro con el Hijo del Creador.


Para facilitar esta cercanía escoge a dos personas humanas con el fin de reafirmar la humanidad de Cristo, el Jesús Hijo entre nosotros. Propone a la Virgen María y a José, ambos aceptan con amor el designio de ser los Padres de Jesús en nuestro mundo. Esta mujer acepta con humildad el don de ser la Madre de Jesús: “…He aquí la Esclava del Señor…” y José en silencio acompañó a Jesús y María en toda la etapa de la vida de Jesús, hasta el momento que Dios Padre tenía designado para la Proclamación y Enseñanzas de la FE, para enseñarnos presencialmente que Él es la Vida y la Resurrección y nosotros hemos de buscar día a día esa perfección y así lograr ser dignos de compartir la vida plena con Jesucristo en el Paraíso Eterno.


El periodo de Adviento es tan especial que permite tres estados del espíritu al mismo tiempo; es pasado cuando se agradece todas las bendiciones recibidas durante el año anterior; es un tiempo presente al tener que desarrollar una actitud de auto-conversión espiritual, para definir interiormente los pasos para lograr perfección y acercamiento con Cristo Jesús nuestro amigo y hermano, manteniendo una actitud abierta y constante para asimilar con amplitud el significado del tiempo de Adviento; es futuro por la esperanza de paz, de amor, crecimiento espiritual que se logra con la conversión.


La vida cotidiana actual ofrece una cantidad de distractores para limitar todas las acciones de los seres humanos en busca en la perfección espiritual, el afán de hoy es que te alejes de los principios de FE, de Amor y de Paz, se acentúa el interés por ideales materiales, el egoísmo, la vanidad entre muchas otras acciones y conductas humanas que conducen a la muerte y la autodestrucción, así lo ha demostrado la historia humana. Dios Padre da la oportunidad y libertad de elegir entre buscar la perfección o alejarse de ella, cada persona sabrá cual camino va a seguir, pero le invitamos a que escuches abras tu corazón y espíritu al llamado de la Natividad del Señor y salir al encuentro de Cristo.